Columna Semanal

Otras Columnas

02-10-2016 San Sebastián 2016
Palmarés: De dulce y agraz
22-09-2016 Argentino QL vs la crítica
La conjura de los necios 2 o 3 o 4...
05-09-2016 Gene Wilder (1933-2016)
La sonrisa torcida del Dr. Fronkonstin
29-08-2016 Toni Erdmann, de Maren Ade
Abraza un Kukeri
27-08-2016 Debuta Tornamesa Mabuse
Tócala de nuevo, Bruce

Textos relacionados


Sola contra todos
La nana

Dawson vs La Nana Una semana de furia

El Oscar, el galardón más importante, glamoroso, injusto, caprichoso y ninguneado del mundo –pero que hasta el realizador más rebelde e independiente de la industria quiere acariciar algún día-, desató la ira nacional hace unas semanas por la elección de Dawson, Isla 10 de Miguel Littin como representante chilena para postular al codiciado premio. Divergentes y legítimas opiniones, se mezclaron con ambiciones desmedidas, saldos de cuentas pendientes, y la refriega de rutina a los sospechosos de siempre: los críticos.

Por Jorge Morales

El que esté libre de sospechas que lance la primera piedra. Nadie en Chile actúa de buena fe. Si Dawson, Isla 10, de Miguel Littin, fue elegida para representarnos en los Oscar, es prueba flagrante de influencia política y amiguismo. Sí La Nana, de Sebastián Silva, es defendida como la opción que debió ir a pelear el cupo de la Academia por el crítico Héctor Soto y el actor Luciano Cruz-Coke, se trata de una campaña de desprestigio orquestada por la derecha a la institucionalidad cultural de la Concertación.

And the winner is...

No es raro que en una época de completa incertidumbre frente al futuro electoral cualquier movimiento genere suspicacias, sobre todo cuando los mismos candidatos han puesto de ejemplo al cine para diferenciarse. Incluso Marco Enríquez-Ominami –el primer director de cine en la historia de Chile que postula a la presidencia- aprovechó de soslayo esta misma polémica para enrostrarle a Piñera que bajo su gobierno La Nana no podría haberse financiado. Pese a que existen muchos ejemplos en cómo al interior del oficialismo y en el corazón de la oposición se actúa sin una gota de inocencia, ambas teorías eran sumamente débiles porque se apoyaban en prejuicios, sospechas infundadas y sin atacar de frente con nombre y apellido. No se podía acusar de maniobra política la elección de Dawson, Isla 10 sin acusar derechamente de corrupta a la comisión que la eligió (integrada entre otros por Andrés Wood), ni hablar de una conspiración derechista, sin concluir que Sebastián Silva, Soto y Cruz-Coke fraguaron su ofensiva de manera coordinada desde las oficinas de Tantauco.

Lo que para mí estaba fuera de toda duda es que La Nana, sin ser una cinta perfecta, era muchísimo más sólida que Dawson, Isla 10. Pero no creo tampoco que era un gran desafío superarla por las innumerables limitaciones del filme de Littin.

Dawson, Isla 10 está construida de puras caricaturas y bocetos, sin progresión dramática, diálogos sobredramatizados y frases hechas, donde abundan las buenas intenciones y escasean las cavilaciones ideológicas. Una apagada épica que además tuvo el atrevimiento y la impunidad de reinstalar una distorsión histórica: que Allende fue asesinado. En ese sentido, es una película militante, nostálgica y mítica de la derrota, donde importa más defender el símbolo de un presidente acribillado que la verdad. De hecho, es asombrosamente contrastante que mientras en el resto del mundo se debatía sobre la libertad con que Tarantino –y Hollywood por extensión- reinventaba la historia a su antojo en Bastardos sin gloria, en Chile, Littin tergiversó un sensible hecho ya completamente aclarado –negando de paso sentido y coraje al suicidio de Allende- y Dawson, Isla 10 era considerada como material "educativo" por el Consejo de Calificación Cinematográfica.

La Nana es un filme que nos escupe con emoción el perturbador oficio de las empleadas domésticas puertas adentro, híbrido de criadas-parientes pobres de familia acomodada. Al igual como en otras películas de personajes alienados y sometidos a un despersonalizante segundo plano –como el guardaespaldas de la argentina El custodio, de Rodrigo Moreno, por ejemplo- sus postergaciones y carencias emocionales se convierten en psicopatías, lo que no deja de ser sospechosamente clasista. Sin embargo, ese giro fácil en que cae Silva y Moreno –en que la empleada Raquel en La Nana raya como una demente las fotos donde aparece la hija de la familia, o el guardaespaldas en El custodio termina matando a su patrón y suicidándose (cuando a un realizador se le acaban las ideas siempre saca una pistola)-, finalmente el director chileno lo sortea con lucidez encontrando la humanidad del personaje ya no en sus odios ni trastornos sino en su necesidad de afecto. Por eso, el desenlace no es señal de sometimiento o rendición a una estructura social patronal –como han dicho sus detractores- sino de la capacidad de Raquel de distinguir su trabajo de su identidad. En el peor de los casos, se trata de una resignación conciente, pero no de servilismo. Desde ese punto de vista, la escena clave de la película es cuando Raquel llama a su mamá y le pide perdón por haberse alejado; cuando entiende que ésa es su verdadera familia.

Por todo esto, repito, La Nana tenía méritos infinitamente superiores a Dawson, Isla 10, que -como ya se sabe- fueron refrendados por una contundente aprobación de la crítica norteamericana y un importante premio en el Festival de Sundance. Pero, ¿eso le daba derecho a Sebastián Silva a pedirle a Littin que renunciara a su favor para postular al Oscar por Chile? Partamos por un detalle nada menor. La comisión no tenía que decidir sólo entre esas dos películas, la terna incluía tres más: El regalo, Muñeca y Navidad. ¿Acaso Galaz, Ugalde, Arrau y Lelio no estaban en su derecho a pedirle a Littin que renunciara a su favor? ¿O se reprimieron de aspirar a la postulación porque también consideran que La Nana y Dawson eran las únicas cintas que estaban a la altura de ese honor? Imagino que ellos simplemente honraron las reglas del juego porque es obvio (o debería serlo) que la determinación final –mala, buena, ridícula- no podía ser resuelta por los mismos postulantes. Es cierto, que hubo un voto de minoría a favor de La Nana, pero eso no le daba ningún privilegio sobre al resto porque el voto de mayoría no necesariamente se inclinaría a su favor si Dawson no estaba en la terna. No hay que olvidar, por ejemplo, que Navidad estuvo en la Quincena de Realizadores de Cannes. En otras palabras, ésta no fue una elección con segunda vuelta, lo que hace más impresentable que Silva intentara pactar con Littin. Es más que probable que de concretarse, ese acuerdo jamás hubiese prosperado.

Que la decisión que se tomó se podía cuestionar, es evidente. Estoy convencido –independientemente de sí la  Academia nomina a la película de Littin en febrero- que la comisión que eligió a Dawson, Isla 10 se equivocó medio a medio. Pero esa es mi opinión, y todos tienen derecho a tener una. Nadie podía, sin embargo, imponer una "verdad crítica" –como señalara Andrés Wood- porque eso simplemente es imposible. Se puede cuestionar a la comisión de haber elegido mal, pero no su libertad de elegir mal. Por eso es mucho más serio repensar el mecanismo a través del cual se elije la película, que recriminar al jurado por haber hecho su trabajo, que guste o no, es completamente subjetivo.

En cualquier caso, no me sorprendió que la comisión eligiera Dawson, Isla 10 porque igualmente hubo críticos que valoraron la cinta de Littin (y eso me sorprendió muchísimo más). Sin embargo, eso no hace responsables a los críticos de haber generado un ambiente de rechazo a La Nana, como dijo Héctor Soto. Un juicio que no se ajustaba a la realidad –hubo todo tipo de opiniones sobre la película- y que sorprende considerando que esa comisión –donde no hubo ningún crítico- estuvo conformada exclusivamente por un grupo de personas del gremio audiovisual, que, digámoslo, nunca han valorado ni han sido receptivos ni amistosos a la opinión de la crítica.

La lista definitiva de las cinco nominadas a mejor película de lengua extranjera, se anunciará el 2 de febrero del 2010

¿Qué va a pasar si Dawson, Isla 10 queda nominada al Oscar? ¿Y si gana el Oscar? ¿Significa que la comisión estuvo en lo correcto? El productor Bruno Bettati decía en su artículo Un Oscar para Chile en La Tercera del 5 de noviembre: "El debate, por tanto, no debe girar en torno a la idoneidad de la comisión chilena (cuyos nombres ya fueron conocidos por la Academia) ni tampoco en torno a la calidad de la película elegida, sino en cómo aseguramos que nuestra película tenga presencia mediática". O sea, hay que apoyar la cinta de Littin sí o sí. Desde luego, Bettati hablaba como Presidente de la Asociación de Productores de Cine y Televisión de Chile, pero desde el punto de vista crítico, su opinión es insostenible. Desconozco los beneficios reales que puede tener un eventual Oscar "para" Chile. El reconocimiento es para su imagen-país y, por antonomasia, para su industria nacional de imágenes en movimiento, dice Bettati, pero suena a ese viejo concepto del "chorreo" que hasta ahora ha probado ser una de las falacias más infectas que nos heredó la dictadura. Aparte de Littin y su equipo, no veo quién podría beneficiarse con el premio. Su película está muy lejos de ser representante de un movimiento. Muy por el contrario, se trata de un filme que (afortunadamente) no es nada representativo del último cine chileno, que aún titubeante e inmaduro, es mucho mejor que ese apolillado e irreflexivo cine que Dawson representa.

Sacramentada por la Academia la elección de Dawson como una de las 65 películas preclasificadas para ocupar uno de los cinco cupos al Oscar, no cabe duda que debe contar con los recursos asignados por el Estado para ese propósito, pero eso es muy distinto a que todos "hinchemos" porque obtenga el premio. En el papel, si el Oscar es para Dawson, Isla 10, ganará Chile, pero en realidad, el que pierde es el cine. 

 

Lista de las 65 películas preseleccionadas para ser nominadas a mejor película de lengua extranjera

Albania: Gjallë (Alive), Artan Minarolli
Alemania: Das weiße Band (The White Ribbon), Michael Haneke
Argentina: El secreto de sus ojos, Juan José Campanella
Armenia: Հրաշագործի աշունը (Autumn of the Magician), Ruben Gevorkyants y Vahe Gevorkyants
Australia: Samson and Delilah, Warwick Thorton
Austria: Ein Augenblick Freiheit (For a Moment, Freedom), Arash T. Riahi
Bangladesh: Britter Bairey (Beyond the Circle), Golam Rabbani Biplob
Bélgica: De helaasheid der dingen (The Misfortunates), Felix van Groeningen
Bolivia: Zona Sur, Juan Carlos Valdivia
Bosnia-Herzegovina: Čuvari noći (Guardians of the Night aka Nightguards), Namik Kabil
Brasil: Salve Geral (Time of Fear), Sérgio Rezende
Bulgaria: Светът е голям и спасение дебне отвсякъде  Svetat e golyam i spasenie debne otvsyakade (The World is Big and Salvation Lurks around the Corner), Stephan Komandarev
Canadá: J'ai tué ma mère (I Killed my Mother), Xavier Dolan
Chile: Dawson, Isla 10, Miguel Littin
China: 梅兰芳 Mei Lanfang (Forever Enthralled), Chen Kaige
Colombia: Los viajes del viento,Ciro Guerra
Corea del Sur: 마더 (Mother), Bong Joon-ho
Croacia: Kenjac (Donkey), Antonio Nuić
Cuba: Los dioses rotos, Ernesto Daranas
Dinamarca: Frygtelig lykkelig (Terribly Happy),Henrik Ruben Genz
Eslovaquia: Nedodržaný sľub (Broken Promise), Jirí Chlumský
Eslovenia: Pokrajina Št. 2 (Landscape No. 2), Vinko Moderndorfer
España: El baile de la Victoria, Fernando Trueba
Estonia: Detsembrikuumus (December Heat), Asko Kase
Filipinas: De na si lolo (Grandpa Is Dead), Soxie Topacio
Finlandia: Postia pappi Jaakobille (Letters to Father Jacob), Klaus Härö
Francia: Un Prophète (A Prophet), Jacques Audiard
Georgia: გაღმა ნაპირი Gagma Napiri (The Other Bank), Giorgi Ovashvili
Gran Bretaña: Afghan Star, Havana Marking
Grecia: Οι Σκλάβοι στα Δεσμά τους Oi sklavoi sta desma tous (Slaves in Their Bonds), Tony Lykouressis
Holanda: Oorlogswinter (Winter in Wartime), Martin Koolhoven
Hong Kong: 淚王子 (Prince of Tears), Yonfan
Hungría: Kaméleon (Chameleon), Krisztina Goda
India: हरिश्चंद्राची फॅक्टरी Harishchandrachi Factory, Paresh Mokashi
Indonesia: Jamila dan Sang Presiden (Jamila and the President), Ratna Sarumpaet
Irán: درباره الی Darbareye Elly (About Elly), Asghar Farhadi
Islandia: Reykjavik-Rotterdam, Oskar Jonasson
Israel: עג'מי Ajami, Yaron Shani ans Scandar Copti
Italia: Baarìa, Giuseppe Tornatore
Japón: 誰も守ってくれない Dare mo mamotte kurenai (Nobody to Watch Over Me), Ryoichi Kimizuka
Kazakhstan: Келін (Kelin), Ermek Tursunov
Lituania: Duburys (Vortex), Gytis Luksas
Luxemburgo: Réfractaire, Nicolas Steil
Macedonia: Созерцание Ocas jesterky (Wingless), Ivo Trajkov
Marruecos: Casanegra, Nour Eddine Lakhmari
México: El traspatio (Backyard), Carlos Carrera
Noruega: Max Manus, Joachim Rønning and Espen Sandberg
Perú: La teta asustada (The Milk of Sorrow), Claudia Llosa
Polonia: Rewers (Reverse), Borys Lankosz
Portugal: Um Amor de Perdição (Doomed Love), Mário Barroso
Puerto Rico: Kabo y Platón, Edmundo H Rodriguez
República Checa: Protektor (Protector), Marek Najbrt
Rumania: Politist, Adjectiv (Police, Adjetive), Corneliu Prumboiu
Rusia: Палата №6 Palata N°6 (Ward No. 6), Aleksandr Gornovsky and Karen Shakhnazarov
Serbia: Свети Георгије убива аждаху Sveti Georgije ubiva azdahu (St. George Slays The Dragon), Srdjan Dragojevic
Sri Lanka: Alimankada Sita (The Road from Elephant Pass), Chandran Rutnam
Sudáfrica: White Wedding, Jann Turner
Suecia: De Ofrivilliga (Involuntary), Ruben Östlund
Suiza: Home, Ursula Meier
Tailandia: ความจำสั้น แต่รักฉันยาว Kwam Jam San Tae Rak Chan Yao (Best of Times), Youngyooth Thongkongthun
Taiwán: 不能沒有你 (No Puedo Vivir Sin Ti), Leon Dai
Turquía: Güneşi Gördüm (I Saw the Sun), Mahsun Kırmızıgül
Uruguay: Mal día para pescar, Alvaro Brechner
Venezuela: Libertador Morales, El Justiciero, Efterpi Charalambidis
Vietnam: Đừng đốt (Don't Burn It), Nhat Minh Dang
Nota: En enero de 2010 se dará a conocer una lista corta con 9 cintas preseleccionadas de las que se elegirán las 5 definitivas. Australia y Gran Bretaña, pese a ser países angloparlantes, postulan a este Oscar porque sus películas no están habladas en inglés. El caso británico es aún más especial porque el filme postulante es un documental.

 

> Jorge Morales dijo: 09 de Marzo de 2010 a las 23:33 hrs.
Me cuesta entender que se pueda justificar la postulación de una película chilena al Oscar si no es sobre la base de su valor como obra cinematográfica. Cualquier otra consideración es muchísimo más discutible que su calidad (que siempre es discutible), pero aún así en ninguna parte digo que una película deba escogerse únicamente sobre la base del juicio crítico (o "la crítica") sin considerar otros antecedentes. Ahora bien, todavía no veo cuáles serían los beneficios reales para el cine chileno en general la obtención de un Oscar. Se pueden hacer conjeturas y apuestas que dada la impronta mediática del premio habrá más atención sobre el cine chileno, pero lo único seguro es que la película ganadora y su director son legítimamente los que se beneficiarían de su triunfo, y el cine chileno, si llega a obtener algún beneficio, será mucho más marginal (y que decir de la nula importancia que tiene el comentario solidario de Campanella, más allá de la simpatía que nos genere su apoyo en estos momentos).

Me sorprende la observación de que las virtudes o desaciertos de un texto, o la "cercanía" del lector, se pueda dimensionar sobre la cantidad de comentarios que suscita. Creo que es tan absurdo como medir la calidad de una película de acuerdo a su taquilla. En todo caso, sí tras varios meses uno de los aludidos decide dar su opinión -aún cuando sea descalificante- me parece positivo.

Y no tenemos la necesidad "apremiante" de dar opiniones personales. Sí tenemos la necesidad de dar nuestras opiniones (para qué hacer una revista si no fuese así), y desde luego que son personales (a quién más podrían representar), pero no hay apremio. Que algunos lectores las compartan o no, que las encuentren desmedidas o no, es otro tema.
> bruno bettati dijo: 08 de Marzo de 2010 a las 10:32 hrs.
No sorprende que en meses apenas haya 1 comentario sobre este artículo. Me parece que la falta de un tono ponderado y la necesidad apremiante de dar opiniones personales alejan a Mabuse de su público.

Respondo en aquello a lo que soy aludido: el "viejo concepto del chorreo" que desagrada al autor no es algo de lo que yo deba hacerme cargo; la Academia (una ONG de Estados Unidos) invita a CADA PAIS a remitir UNA candidatura. Es por ello que se considera que el premio es "para el país" y no para el director, el productor o algún profesional. Por protocolo se le pide al director recibir el premio pero a nombre del PAIS ganador. Otras reglas de este premio exigen que sea producida en otro territorio fuera de EEUU y que además no sea inglés, sino en lengua extranjera (que es como se llama exactamente el premio, "best foreign language film.") En definitiva, el espíritu del premio es abrir una puerta de PROMOCION para la cinematografía producida en otra lengua que el inglés, siendo consciente la Academia del impacto mediático que tiene la ceremonia del Óscar. Por ello se agradecen hoy las palabras del argentino Campanella hacia Chile anoche al recibir la estatuilla: nos puso en el mapa mundial en escasos pero difundidos segundos.

Es por ello que afirmo que las pretensiones de Jorge Morales de que "la crítica" sea lo que decida qué film va al Oscar por Chile es completamente erróneo, sobre todo considerando que el mecanismo de votación es censitario (los 6000 miembros de la Academia), tal como los Altazor en Chile.
> javier sobarzo dijo: 04 de Diciembre de 2009 a las 18:39 hrs.
Está si es uno de los comentarios más absurdos y digamos más fascista que haya leido en torno al tema !
Decir que si Dawson llega a estar en el Oscar ,no representa al cine chileno es ya producto de alguien que escribe desde un lugar totalmente enfermizo, ignorante y sobretodo de alguien totalmente alejado de la actividad cinematográfica.
Con qué derecho escribe este señor Morales con tanta autoridad ,pontificando desde un escritorio ? si hacer películas como Dawson significa estar alejado de sus ideas,
,por favor que se hagan mil más !!

Qué le pasó a Mabuse ? cuando perdió la lucidez que le caracterizaba por sobre otras revistas on-line.
Buscador
Quiénes Somos | Contáctanos